Ir al contenido principal

Poema 34

Ustedes quizás no lo entiendan,
quizás no tengan la necesidad de observar la lluvia,
quizás y sólo quizás, la lluvia les importe un bledo.

Para mi, sin embargo, en esta reentrée
en la que me encuentro, la lluvia es básica,
básica y definitiva, como la absurda nostalgia
que sentimos los perdedores
cuando perdemos algo que siempre nos fue ajeno.

Si ustedes estuvieran doctorados
en lloviznas de octubre,
en plúmbeas tormentas de noviembre,
en aguaceros de abril y mayo,
sabrían que la lluvia de agosto es diferente,
radicalmente distinta a cualquier otra.
Ella es así, como la lluvia de agosto,
rara y única, extrañamente cercana,
cercana y cálida, cálida y distante,
como la lluvia de agosto.

Su abrazo no permanece
pero garantiza una extraña caricia,
que aunque breve,
suele dejar en su mordedura un recuerdo
en el que cobijarse cuando llega el invierno.

Luego cuando concluye se podría dudar
de la humedad del aire, de la piel mojada,
de los vehículos goteando sobre el verano,
del sabor a óxido dulce del hierro.
Se podría incluso dudar
que me enamoré de ella cualquier día de agosto
y que necesitaré
muchas tormentas de otoño para olvidarla.

De: Almendras Amargas

Comentarios

  1. Efímera, distante, diferente, sorprendente, penetrante y profunda en su olor y en su forma agotadora y asfixiante...la lluvia o cierta poesía?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Presentación de Estropeada de Pascale Lora Schyns

Presentación de Estropeada de Pascale Lora Schyns en la Biblioteca de Huércal de Almería. 23/05/13

Con ánimo de ofender

Se trata de un repertorio de poemas hechos canciones. El título del disco se toma de una de las canciones del mismo, que viene a materializar ilusoriamente el momento en que el pintor italiano Michelangelo Merisi da Caravaggio (Milán, 29 de septiembre de 1571-Porto Ércole, 18 de julio de 1610) se encuentra en su lecho de muerte y verbaliza la futilidad del tiempo y del mismo pasado.